Resumo distintos formas y enfoques de la evaluación de productos informativos digitales con el fin de utilizar sus resultados en la gestión de espacios web para favorecer la participación, la mejora de los contenidos y el impulso de acciones de interés colectivo con aplicaciones en Internet.

Una de las experiencias buscadas en los blogs de alumnos, es que puedan valorar su evolución personal en formas e intereses a lo largo del trabajo y de los cambios de contenidos introducidos.
La evaluación global debe centrarse en la eficiencia: si el tiempo y el esfuerzo son proporcionales a la ganancia personal y/o a una visibilidad o reconocimiento crecientes (otras formas de recompensa).

Al fin esta evaluación debe distinguir las limitaciones del formato y los fallos en el servicio utilizado.
Por otra parte están los errores y manías personales que podían haber mejorado el resultado sin grandes esfuerzo o tiempo añadidos.
Para tratar del diseño y la gestión de información y opiniones en cuanto está relacionada en algo con la comunicación, esa debe ser la primera lección, la experiencia imprescindible.

En los ejercicios de balance personales no deben confundirse criterios y modos diferentes. Quizá sirva de orientación la diferencia mencionada el curso pasado entre

  • inspección de unos programas o aplicaciones, que mide aspectos tecnológicos de los sistemas, tutoriales y ayudas disponibles (eficacia, eficiencia y alcance de los sistemas);
  • usabilidad y facilidad de manejo, para los cometidos que pretenden los que están utilizando la herramienta y el servicio (eficacia, eficiencia y satisfacción para los usos inicialmente previstos de los sistemas); y,
  • evaluación término englobante de varios tipos y objetivos
  1. antecedente: pretest, prueba de lanzamiento, etc. Incluye los test heurísticos, de expertos o alguna prueba limitada por usuarios
  2. acompañante o simultánea: del desarrollo y mejora del sistema, de las evoluciones en los usos y aplicaciones por usuario/as, de la calidad formal (auditoría estética y de imagen) y conceptual (evaluación de contenidos) de lo producido en lenguajes orales, escritos, icónicos, audiovisuales... o incluso evaluación de la calidad de la "recepción" (evaluación de la información) o de la formación (evaluación del aprendizaje) producidas en la participación con los espacios creados en las aplicaciones
  3. interpretativa o conclusiva: evaluación tanto de los niveles alcanzados en las destrezas pretendidas para unos periodos y grupos con determinadas herramientas. Comunicación y discusión de las autoevaluaciones, de la evaluación en pequeño grupo y debate general.

Ante la variedad en los tipos de datos y de comparaciones se aconsejan conclusiones por epígrafes o apartados antes de enfrentarse a la evaluación global. También suele resultar ilustrativa la comparación entre una evaluación intuitiva inicial y, después del análisis y conclusión en las principales modalidades de balance señaladas, un recuerdo de la imagen inicial para corregirla o sostenerla en la evaluación concluyente al final de los demás análisis.

La evaluación integrada en el proceso de información-aprendizaje se asemeja a la investigación y el análisis operativo ya que debe concluir en comunicaciones (o propuestas de debate) y en una serie de propuestas de acción referidas a herramientas, ámbitos temáticos y/o de intervención, y valores o comunidades emergentes.